La fiesta y la redención

Se me han acabado las vacaciones, estoy por volver tanto a la escuela como al trabajo. Me había prometido escribir durante todas las vacaciones pero por alguna razón terminé haciendolo solamente en el último momento. Ya me hacía falta un descanso, aunque como siempre ahora tendré que descansar del descanso (Mafalda dixit). Este último fin de semana estuvo realmente intenso, supongo que fue porque tenía que expulsar muchos demonios que me atormentaban. Había muchas situciones que me cuestionaba y otras que al preguntarme salieron a flote. La ola de violencia que ha sacudido el Estado donde vivo fue otro gran factor de introspección. Han sucedido tantas cosas que el regresar a la “rutina” será una “rutina” diferente.

Estas vacaciones me he conocido mucho a mi mismo, he notado grandes defectos en los que no me había fijado (o no había querido fijarme). Este fin de semana he llegado a una cruda moral muy grande, me siento un gran MALA COPA (Así, en mayúsculas). De algún modo me las arreglé para cometer tonterías en un tiempo record. La primera de ellas fue no medir el nivel de alcohol en mi cuerpo, aunque pensar que eso fue todo (El clásico “el alcohol me hizo hacer esto”) sería deshonesto de mi parte. Ese fue solo un factor que ayudó a cometer esta serie de eventos desafortunados. Le he faltado al respeto a varias personas y es algo que me afecta, tengo que de algún modo recuperar esa pequeña parte que se pierde en las relaciones humanas cuando sucede esto. La parte buena de esto es que me ha ayudado a reflexionar acerca del porqué llegaron a suceder dichos actos y con ello encontré aspectos de mi personalidad que debo cambiar. La sabiduría de la montaña ha ayudado mucho en esto.

Pero todo esto no es de a gratis, no solo fue un fin de semana de fiesta que se salió de control e hizo que cambiara. Son muchas mas cosas, entre ellas un gran golpe de realidad, una realidad de la que a pesar de haber estado pendiente no me había llegado. El estar informado no te prepara para enfrentar el hecho de que personas cercanas (En diferentes niveles, a algunos solo les veia seguido en la ciudad, algo que debiera ser suficiente para que a la gente se le considere cercana) hayan desaparecido (Con todas las posibilidades que ello implica), incluso puede ser que el estar informado sea peor. El saber que una persona ha muerto por algo absurdo, tonto, incoherente lo hace más dificil (El superarlo). Unos estúpidos controladores que piensan (contrario a todas las pruebas en su contra) que prohibir algo tan milenario como el uso de sustancias embriagantes (Las llamadas Drogas) es bueno para la sociedad y otros estúpidos que piensan que ellos son los únicos que deben vender estas sustancias prohibidas. Ambos matan para que su punto de vista sea el que “triunfe”. Y para que este coctél explotara sucedió que los primeros decidieron que la mejor manera de combatir a los segundos (que son su creación por el hecho del prohibicionismo) es por medio de las armas. Y claro que la pobreza, la marginación, la desigualdad, la ignorancia y otros tantos factores también son clave en este asunto. Las víctimas de estos estúpidos somos todos.

Sea como sea, la realidad ha llegado de madrazo. No creo que reflexionar ayude mucho a los desaparecidos, pero es algo que no puedo dejar de hacer. Y todo se combino para llegar a su punto culminante en la fiesta de ayer, necesitaba desahogarme y no salió tan bien para otras personas. Tampoco es que les haya hecho mucho daño, pero una falta de respeto es una falta de respeto y es preocupante al haber sido a varias personas. En cierto modo este post es para esas personas, las “víctimas” de mi última redención. Que bien se siente escribir de nuevo.

Nos deseo suerte (Esta vez si que la necesitamos mucho)

Dejar un comentario

Fuentes XML de comentario: RSS | Atom

Categorías

Estadísticas de visitantes

1
1300
1467191
rss
atom


Calendario del Blog

Agosto 2018
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1