Congresos, estudiantes y policias

Hoy es mi último en el Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia, tengo que regresar a Xalapa por cuestiones de trabajo y es una lástima debido a que hay actividades muy interesantes. Tuvo sus altibajos pero en general me encantó, definitivamente asistiré a todos los encuentros que tenga oportunidad. Dentro de las actividades de mi taller haré un ejercicio literario desde lo mas dentro de mi persona, espero no les desagrade mucho.

Ejercicio
Estoy a un lado de Bellas Artes, son casi las 6 de la mañana y no se que hacer. Estoy llorando desde hace unas cuadras mientras hago un ejercicio de reflexión acerca de las enseñanzas que me ha dejado el Distrito Federal. Se me vienen muchas cosas a la mente, no tengo claro lo que significan la mayoría de cosas que me han pasado. No tengo idea de que tanto valió la pena ayudar a unos compañeros que después me dieron la espalda. Mientras veo en su grandeza a la vieja ciudad de hierro mi cabeza da vueltas mientras un destello en mi mente (Tal vez a causa del cansancio, tal vez a causa de la tristeza) piensa ¿Que pasaría si mando todo al a chingada y me aviento en medio del tráfico? ¿Cuanto tiempo me sentiré como perro en el periférico antes de que un carro me quite esta pesadumbre en el alma? Este destello suicida se me quita rápidamente al pensar en todo lo que tengo que hacer fuera de esta ciudad de la que tanto me enamore y que tan mal me ha pagado.
Todo esto comenzó unos días atrás cuando llegué a un encuentro académico con las expectativas altas del evento y bajas de los asistentes. En México es difícil tenerle una expectativa alta de muchos sectores de la población ¿Como hacerlo si a la gran mayoría les importa un bledo que las oligarquías los estén jodiendo? ¿A cuantos ciudadanos les importa lo que el gobierno le hace a Copala, Chiapas, APPO, SME y a todo aquél que cuestione su poder? ¿Como tenerle respeto a unas personas que llegan a un encuentro académico pensando solamente en las fiestas? En fin, como sea traté de concentrarme en las ponencias principalmente y conocer a los asistentes para ver si acaso encuentro a algunos que les importe un poco mas la situación crítica en que estamos por estos tiempos,
Todo transcurrió bien hasta esta mañana. Todo iba bien hasta que me encontré de manera casual con unas personas organizadoras del encuentro que me aclararon la situación en que fue creado el taller mientras me contaban un poco acerca de la historia de estos encuentros. Quedé sorprendido debido a que resulta que el encuentro es organizado completamente por los estudiantes sin apoyo de las universidades e incluso con algunas trabas de estas. Hay auto-organización. Soy un romántico y quedé fascinado por esta muestra de organización estudiantil. Soñé despierto.
No pude contenerme, en las pocas horas que me quedaban en la ciudad estuve trabajando para que varias delegaciones apoyaran a los organizadores, cabe aclarar que los estudiantes delegados de los diferentes estados ya estaban movidos para apoyar a los organizadores pero esto no bastaba y traté de que los asistentes también pusieran su granito. No podía ser tanta indiferencia.
En esas andaba una hora antes de llegar al lugar donde estoy, llorando mientras tengo una introspección de la jornada pensando si acaso valió la pena el esfuerzo, el cual no fue mucho comparado con el de los organizadores, pero que lo hice con la mejor de las intenciones. ¿En que momento este encuentro académico se transformó en esta situación? Esta última hora no fue lo mejor. Lo contaré.
Mientras buscaba a uno de los organizadores para darle algunas buenas noticias y bajarle un poco la presión fui asaltado por unos policías (En la memoria me quedó el número de patrulla : 320p) y cuando fui al hotel donde se hospedaban los organizadores no encontré nada de apoyo en ellos. No es la primera vez que me pasa algo así,la historia de mi vida es eso : poca reciprocidad entre la gran mayoría por la que trato de luchar. Me derrumbe. No se si fue por la charla que tuve con unos estudiantes venezolanos o por el stress que se ha mantenido desde hace unas semanas en mi persona. No se si fue por el miedo que tuve de que la policía no solo me asaltará sino que me hiciera algo más (la paranoia me ha invadido desde que la escalada represora del gobierno contra los activistas arreció) o por el cansancio de mi cuerpo por tantos días de gran actividad. Sea por lo que sea me derrumbé. Por eso estoy aquí con el único deseo de un abrazo, de una palmada en la espalda, de un borrón y cuenta nueva. ¿Que tanto vale la pena dar mi vida a un cambio que tiene pocas posibilidades de darse? Esa es una pregunta incontestable pero que vale la pena reflexionar al respecto. No me queda mas que cruzar la calle y seguir mi camino. Esta anécdota se quedará solo como una de las miles de aventuras en el distrito federal.
Nos deseo suerte.

#1 Re:Congresos, estudiantes y policias

NingúnOtro, <> / 24 Febrero 2011  
avatar

Si que llego tarde para levantarte la moral con respecto al trato de los polis.
Igual ya ni te acuerdas de mi, pobre NingúnOtro (hace ya siglos del follón de aquellos foros alternativos a los de los Zapatistas. Aún alojas páginas mías ;) accesibles por ningunotro.eu.
¿Que tanto vale la pena dar mi vida a un cambio que tiene pocas posibilidades de darse?
No te he leído últimamente lo suficiente de ti para saber cuál es el continente actual de ese cambio cuyas probabilidades tan remotas estimas, pero planteas mal la pregunta...
... dar la vida no es un fin en si, ni santifica una trayectoria. En la medida en que pone fin a la posibilidad de seguir explorando alternativas, ha de analizarse racionalmente si arriesgarla a una sola carta con pocas probabilidades es una conducta inteligente. Lo inteligente es preservar la espita de la vida y estrujarse la masa encefálica para encontrar una vía de acción que maximice el impacto positivo al mismo tiempo que reduzca a una probabilidad aceptable el riesgo de discontinuidad vital.
Pienso, luego existo, decía Descartes empíricamente...
... y para ser lo más grande posible hay que parecerse más a Arquimedes... y construir la mayor palanca mental posible para mover el mundo con una sola mano.
Por cierto, sigo sin creer en la suerte, aunque te agradezco que si tu crees en ella nos la desees a todos.

[ Responder (0) ]

Dejar un comentario

Fuentes XML de comentario: RSS | Atom

Categorías

Estadísticas de visitantes

1
4
1665218
rss
atom


Calendario del Blog

Octubre 2019
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2