Agosto 2012

#YoSoy132

A partir de una de las tantas manipulaciones mediáticas acerca de las manifestaciones contra el símbolo del sistema personificado en un copete, en México, surge un movimiento juvenil, espontáneo, diferente y con mucha energía llamado #YoSoy132. Con esta convocatoria para organizarse e influir en la realidad social muchos jóvenes que antes no se habían movilizado comenzaron a actuar. De repente en casi todas las ciudades del país comenzaron a surgir grupos que comenzaron a actuar bajo las siglas 132, creando asambleas por cada rincón del país donde hubiera jóvenes. Esto cambió completamente la dinámica de la elección presidencial y llevó los reflectores mundiales hacia el descontento que se ve en México contra su régimen.

Este movimiento ha tenido una gran aceptación social y se ha convertido en una idea o símbolo de la resistencia contra las prácticas corruptas e injustas que se viven en México desde hace muchos ayeres. Sin embargo, también ha tenido trabas, ya que ha generado grandes críticas desde diferentes sectores sociales que ven con recelo a estos grupos que se organizan bajo las siglas 132. Los primeros críticos son obviamente los adictos y beneficiarios al poder establecido, los que se ven amenazados por la búsqueda de una democratización del país y de los medios de comunicación. Los privilegiados. A esto hay que aunar el recelo de los sectores ya activos desde mucho antes por diversos motivos, ya que los tacharon como un movimiento electorero o de ser sólo una moda pasajera sin convicciones verdaderas. Unos cuantos se preguntaron dónde estaban todas estas personas antes de las elecciones cuando se había estado resistiendo contra las mineras, las hidroeléctricas, las leyes injustas, las represiones y toda la serie de problemáticas que hay en esta sociedad. Con todo y esas críticas, el movimiento ha seguido estructurándose después de las elecciones presidenciales.

Cuando fue (más) evidente que los poderes fácticos no pensaron nunca en respetar las elecciones, después de armar todo el entramado mediático y legaloide para imponer a Peña Nieto como presidente, los grupos de #YoSoy132 empezaron a ver más allá; las discusiones en las asambleas cambiaron de tono y se comenzaba la transición por la que pasan muchos movimientos: el desligarse de lo mediático (lo que dicen de él) y aterrizar en lo que realmente son. Comenzaron a “profesionalizarse” en el activismo. Las fuerzas cambiaron, comenzaron las alianzas y la preparación para detener la imposición.

Yo he sido parte activa de todo este movimiento, desde que comenzó a surgir el grupo en mi ciudad fui partícipe en las decisiones y las acciones. Desde mi punto de visión --mi perspectiva--, hay algo que me atrae mucho de este grupo y es por lo que me he quedado participando internamente: La innovación, la frescura en sus formas de acción y los modos de organizarse. Esto es una gran cualidad, pero a la vez que es una debilidad. Debido a que muchos de los participantes son nuevos en el mundo del activismo y la resistencia hay situaciones, conceptos y formas que no conocen, por lo que muchas veces hacen doble trabajo o comienzan a querer “descubrir el hilo negro”. Esto limita, pero en otra perspectiva también amplia la visión debido a que no solo se salta prácticas ya consensadas o reflexionadas, sino que también se salta dogmas. #YoSoy132 es la juventud como concepto, la irreverencia y rebeldía contra lo establecido (ya sea en el poder o en la resistencia). Un ejemplo es marchar por un solo carril (Que no es una idea nueva pero en la práctica lo es en muchos lugares)

Los integrantes de 132 buscan innovar no solo las formas de hacer política sino también las maneras de resistir, manifestarse y organizarse contra los poderes que tratan de mantener las cosas como están para su conveniencia, con este deseo practican, fallan y vuelven a intentar. Están reflexionando mucho sobre cómo hacer más efectiva la movilización, buscando errores en lo que ya se hace, además de impulsar nuevas maneras de hacerlo. Esto lo hacen con muchas complicaciones, en medio de una serie de movilizaciones donde ya fueron rebasados como grupo, la reactivación de las organizaciones y colectivos que venían ya trabajando desde antes de esta coyuntura (los cuales habían sido marginados durante las elecciones, todavía más de lo que ya estaban) y también por la lucha contra la imposición en la que se han tenido que articular muchas formas de resistencia. Deseo que no pierdan el foco del motivo por el cual se movilizan quedándose discutiendo sus formas internas de acción y organización.

Yo espero que esta energía y las ganas que tienen por el cambio continúen en 132, algo que se está dando en todo el orbe de distintas maneras, pero que son consecuencia de lo mismo, del agotamiento del sistema social actual, del despertar de conciencia, el deseo de participación en el cambio, la resistencia. Todavía está por determinarse si este grupo llegó para quedarse, si habrá de desaparecer con el tiempo, si se convertirá en algo como lo que son muchos de los grupos ya existentes, o si será absorbido por los mismos. Pero hoy en día siguen en pie de lucha y es algo que hay que tomar mucho en cuenta.

Categorías

Estadísticas de visitantes

1
234
1302156
rss
atom


Calendario del Blog

Agosto 2012
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1