Diciembre 2010

Acerca de los placeres

Este es el segundo post de esta temporada de textos personalizados, esta vez dedicado a Rosuka. Ella eligió un tema que me ha tenido pensando mucho. Como ya he mencionado antes, para realizar cada texto personalizado tiendo a reflexionar acerca del tema y en base a esas reflexiones realizo el texto. El tema de los placeres fue un placer reflexionar.

Como ya sabrán las personas que me han tratado, me conocen o que leen mi blog soy una persona poco conforme con la sociedad en la que vivo (Y de las sociedades en general) causa por lo cual algunas personas suelen creer que soy una persona que no disfruta la vida (Porque “me quejo mucho de ella”) y sin embargo yo considero que la disfruto mucho, a veces en exceso. Trato de equilibrarla entre disfrutar el mundo y tratar de hacer algo por corregir los que considero errores. Placeres físicos, estéticos, lúdicos, intelectuales y emocionales. Estoy de acuerdo con que mientras mas docto, culto y consciente seas más llegas a sufrir (si eres una persona “decente” en el sentido Chomskiano) al notar la tremenda desigualdad, injusticia y sufrimiento que existe (y ha existido y existirá) en la sociedad pero al mismo tiempo tus redes neuronales son mas complejas y eso te hace igualmente sentir un placer con un número mayor de situaciones. Trato de disfrutar cada detalle de mi vida buscando propiciar momentos que considere placenteros. Y me ha resultado.
Estar disfrutando la vista de noche en un doceavo piso del Palacio de Bellas Artes, y es un placer no solo estéticamente sino que las mismas reflexiones que tenía acerca de su longevidad, la situación social de su época, la arquitectura y el darme cuenta de lo afortunado que era al poder apreciar de esa manera esta obra arquitectónica me causan sensaciones agradables. El hecho de conocer gente nueva me entusiasma, el tratar de descifrar nuevos enfoques es adictivo y hacerlo en los trayectos del metro del DF es genial. Las clases donde se arma una buena discusión en la escuela o mejor aún, las discusiones en los pasillos de la misma. El jugar malabar con mis amigos jarochos, con los que aprendì a hacerlo (malabarear) mientras charlamos una variedad de temas que podrían no terminar. Tomar un café con personas muy interesantes (de las cuales hay gran variedad en Xalapa). Disfrutar de una cerveza mientras escucho música bohemia como Sabina o Rockdrigo. Una buena película, un buen libro o un buen disco. Incluso llego a disfrutar enormemente el configurar cualquier equipo de cómputo, instalándole varios sistemas operativos y personalizando los escritorios. Una partida de ajedrez o de go. Soy tan propenso al placer que a veces me siento tentado al hedonismo.
El hedonismo pareciera ser parte de la cultura moderna o posmoderna, se podría decir que la gran mayoría solo busca la comodidad y placer individual. Aunque esto puede no resultar cierto o cuando menos tener cuidado con el significado de cada término en esa frase. “Comodidad” puede no ser otra cosa que el instinto de supervivencia contra la jungla capitalista de la sociedad actual, donde puedes ser desechable de un día a otro y tienes que prepararte para ello. “Buscar seguridad” es algo que tienen en mente la gran mayoría de las personas cuando se les cuestiona sobre el futuro.

Pero ya me desvié de la cuestión, aquí estábamos escribiendo sobre placer y ahora será acerca de como se va formando. De aquí puedo diferenciar los placeres “inducidos” y los “espontáneos”. Los primeros son cuando se hacen por calendario, cuando ya sabes que vas a tener un placer y preparas las circunstancias para ello. Como salir un fin de semana, ir a un concierto o disfrutar de un San Isidro en la montaña. Cuando sucede así se tiene una gran ventaja para disfrutar puesto que ya sabemos que sucederá y con ello se prepara “el terreno” para lograr el máximo deleite posible. En el segundo tipo se encuentran los placeres que se dan en momentos no esperados. Aunque cuando estos suceden no tenemos la “preparación” o “estimulación” previa de los primeros el factor sorpresa ofrece una variante muy placentera donde la adrenalina se puede hacer presente. Y la adrenalina es una droga bastante adictiva. Un orgasmo sorpresa tiene mayores efectos que un orgasmo esperado, incluso sonríes mas tiempo.

La duración puede variar en uno u otro caso, en los placeres “inducidos” con la misma planificación comienza el placer. Al menos en mi persona. Me encanta tratar de planificar cada detalle de mi vida, aunque siempre dejando un buen lugar al azar. A veces solo trato de controlar un poco el ambiente y disfrutar lo que vaya saliendo de ello. Trato de tener un equilibrio entre el caos de la improvisación y el orden de la disciplina y la planificación. Pero definitivamente disfruto ambas situaciones. Y en el caso de los placeres “espontáneos” tienden a tener un mayor grado de placer en el recuerdo. La alegría causada es de mayor duración, el recuerdo será mas embellecido por mi mente. Los placeres se juntan y crean sonrisas gratis

Tengo que hacer una segunda parte de esto, si no acabaré haciendo un texto largo e incoherente. Además será un placer escribir otro texto, también dedicado a Rosuka, acerca de esta temática.
Nos deseo placer

Categorías

Estadísticas de visitantes

1
175
1353316
rss
atom


Calendario del Blog

Diciembre 2010
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
28 29 30 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1