Oaxaca: erase una vez una marcha… Mirena Moscovich

La séptima megamarcha partió de las afueras de la ciudad de Oaxaca, en Santa María Coyotepec, hacia el centro, cerca de las 11:30 horas para dirigirse, a lo largo de 8 ó 9 kilómetros a lo que se esperaba fuera el cerco pacífico hacia la Policía Federal Preventiva (PFP), y que se terminó convirtiendo en una tarde llena de gases y miedo.

Los contingentes, lidereados por la comisión organizadora y parte del cuerpo de seguridad de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), se conformaban por todos los distintos sectores invitados en marchas previas: maestros, organizaciones sociales, estudiantes de la UABJO, colectivos autónomos y libertarios de distintas entidades y tendencias, bases y dirigencia de la APPO, simpatizantes y gente del pueblo que se unió durante el recorrido.

Estos marcharon sólo con la novedad de que entre ellos, la radio “patito” (la radio pirata de Ulises Ruiz), tenia un “monitor” balconeando minuto a minuto lo que pasaba, reportando con enlaces en vivo y contando personas, que según ellos eran poco más de mil, armadas y agresivas, y tratando de presionar a los vecinos del centro histórico Oaxaqueño, a los oaxaqueños de “cepa” (pa’ que no digan que me vuelo los adjetivos de radio “patito”), a que rociaran con ácido o agua hirviendo a los manifestantes en su trayecto por el primer cuadro de la ciudad. (No consiguió nada, y todo quedo en la mera anécdota… gracias.)

--appo2--
Llegando al primer cuadro, en las primeras calles, se contaba con un contingente tranquilo, pacífico y lleno de energía para efectuar un bloqueo de 48 horas, un cerco alrededor de la PFP, pidiendo su salida de la ciudad y exigiendo por enésima vez, la renuncia de el gobernador Ulises Ruiz Ortíz.

Pasaron un par de horas de desconcierto general, pues las posiciones debían ser tomadas por diferentes contingentes , tratando de levantar cercos y barricadas, con consignas, mantas y gritos de el pueblo pidiendo la liberación de los encarcelados durante el movimiento oaxaqueño.

La gran mayoría se concentró, cerca de las 15:30 horas, en la Plaza de Santo Domingo, en el plantón de la APPO, que días antes fue arrasado y quemado por elementos de la policía ministerial, protegidos por la PFP. (Los malos del cuento… sí.)

Ahí se quedo todo. Parecía… (y tenía que aparecer el conejito).

Parecía hasta que empezaron a llegar más y más contingentes, congregándose la mayoría a una cuadra del primer cerco de la PFP por la calle de Alcalá. (Llamémosle , el camino de nubes, ¿va?)

--appo3--
Después, a las 16 horas y fracción, cayó la primera agresión (el conejo, era malo, ñacañaca), esta vez con canicas que lanzaba la PFP a la banda que se mofaba de ellos desde la calle de Alcalá, que les tiraba mentadas y otras cosas guapachosas para amenizar la tarde de los federales.

Hubo momentos de verdadero júbilo para la gente cuando vieron que dos encapuchados (los buenos pues) marcharon hacia la PFP, golpeando sus escudos rústicos y pidiéndoles que les aventaran “aunque sea arenita cabrones”.

Y esta es la parte seria del cuento, la que ustedes ya conocen. Hasta aquí, todo estaba bien, divertido, animoso para todos, pero…

Empezaron a llover más canicas, que aventaban con resorteras desde la tanqueta y la barricada de metal que tenía la PFP, tirando a quien fuese, así le pegaran a la mayoría de mujeres y niños que hasta ese momento rondaba por ahí.

La descarga de gases comenzó desde la parte izquierda de la calle, arriba de un edificio, donde se vio a dos agentes disparando contra el grueso de activistas, y haciendo que se replegaran un poco más, y asustando a los marchistas que trataban de contener el ataque previamente.

De ahí se desató una tarde muy difícil para todos. Comenzó el intercambio y la lluvia de dos tipos distintos de gases, la lluvia de molotovs contra edificios donde se encontraban PFP’s tirando gases, el repliegue de la gente en general.

--appo4--
Todo era un clima de caos y miedo, la calma que despertó con la marcha se había apagado. Mucha, mucha gente participó en estas tres o cuatro horas de enfrentamiento, que se desplazó a lo largo del plantón de Santo Domingo, pasando por calles paralelas a Alcalá, y provocando un numero de heridos y gaseados por todas partes.

Los edificios antes utilizados como escondite de la PFP se encontraban en llamas para esa hora, que corría por las 8 de la noche. La batalla siguió por la calle de Alcalá, principalmente, y permanecía intermitente en barrios aledaños hasta llegar al parque llamado “El llano” por un lado, y por el otro hasta la altura de una casa eclesiástica en el parque “El paliacate”. La PFP pretendió “pinzar” en el medio a la multitud, que corría despavorida, pues los gases nunca dejaron de caer durante esas horas.

El punto culminante fue cuando casi llegando a la Avenida Niños Héroes, empezaron a disparar con ráfaga de plomo hacia la multitud, hiriendo a varias personas, y provocando la huida hasta el IMSS de dicha avenida. Los heridos fueron trasladados precariamente con torniquetes hasta el nosocomio, donde, al parecer, se encontraban ya policías ministeriales en el interior, esperando heridos para detenerlos y trasladarlos.

En la avenida Niños Héroes, el poco contingente que quedaba, y ya sin la presencia de la dirigencia que antes pedía calma y se subía a proclamar la paz en las jardineras, y con el temor de que la PFP se extendía por la carretera panorámica, la del Fortín, y por el otro hasta el final de avenida de la República, abarcando, para los que no se imaginan la magnitud de lo de ayer, cerca de 20 cuadras desde el centro histórico de la ciudad, tratando de capturar a los más, y a desplegar más tropas para detenciones posteriores.

--appo5--
La ciudad de Oaxaca , en este día, fue sitiada por un movimiento militar y paramilitar, al final de la jornada, haciendo cateos en casas y tirando contra gente que trataba de resguardarse.

Termino. El día estuvo lleno de la sombría presencia de un despliegue de fuerza militar impresionante para callar la voz de un pueblo, que, ahora si, sufre los errores de una sola persona y las intenciones fascistoides de gente en el gobierno, tanto federal como local, de retirar a todas las voces en su contra.

Aun así, y con todo, la palabra esta segura detrás de sus escudos de madera y resorteras, la verdad encuentra una salida en sus miradas, que plantean un nuevo orden, un nuevo estado de Oaxaca, y su resistencia se sigue haciendo sonar por todo el mundo, dejando el camino libre para más etapas de construcción y de organización. Para que más banda entre en esto y resista con ellos.

Reportando desde la ciudad de Oaxaca: Mirena Moscovich.

P.D.: en estos momentos, la PFP amenaza en las cercanías de Radio Universidad, y los “patrullajes” y detenciones siguen. Hay 150 detenidos, veinte heridos graves, 5 heridos de bala muy graves, y mas de cien desaparecidos.

Ulises Ruiz sigue viviendo su cuento, el de ser un gobernador invisible, inútil, irresponsable y delincuente.

Y este cuento aun no se acaba… puesto que no hay final feliz… por lo tanto… continuará!!!

Dejar un comentario

Fuentes XML de comentario: RSS | Atom

Categorías

Estadísticas de visitantes

1
39
1677819
rss
atom


Calendario del Blog

Diciembre 2019
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4