Historiedades

  • ¿Porqué Historia?

    Y después de 2 meses de entrar a la “flamante” Licenciatura en Historia que ofrece la Universidad Veracruzana he decidido hacer un balance de lo que me ha dejado y lo que pienso cosechar de esta nueva aventura en mi vida. Este post se ha ido construyendo día a día en el campus de Humanidades (Una gran parte en el lugar reflexivo por excelencia de la facultad: “La palapa”, conocida en el bajo mundo histórico como “Felicidonia”). El eje de este texto será responder a la pregunta ¿Porqué Historia? En base a lo que pensaba antes de entrar, lo que me pareció cuando entré y lo que me ha dejado en el tiempo que llevo.
    Desde mi precoz adolescencia he sido una persona autodidacta, ya en ese tiempo las instituciones me causaban repulsión y sentía que la forma del sistema social bajo el cual vivía tenía grandes deficiencias y no quería ser parte de ello. Entre mi ego (No domado todavía) y un idealismo (En ese tiempo poco docto) quise acabarme el mundo “a mi manera” y después de grandes decepciones (Como la del 2006 en Oaxaca) opté por replegarme y volver a trazar el camino a seguir, he aquí donde entra la Universidad. Después de decidirme a estudiar una carrera (Que no pararé hasta el doctorado) la primera pregunta fue ¿En que licenciatura entro?, había ya candidatos naturales como lo era Informática y Sociología, aunque descarte inmediatamente Informática para cambiarla por Matemáticas (Esta carrera me ayudaría tanto en mi trabajo informático como en investigaciones sociales).

    La decisión era difícil y cuando llegaba el tiempo límite para decidirme apareció, por influencia de Howard Zinn y Friedrich Katz(En paz descansen) la opción de Historia. En mi colección de libros la Historia es lo preponderante y me dije “Esta carrera se me hará mas fácil que otras, y me ayudará a ser un mejor sociólogo”. Fue una reflexión muy acertada en unos aspectos y muy errónea en otros. En este poco tiempo he conocido autores muy buenos (Como Marc Bloch, Braudel, Antonio Escohotado, entte otros) y a compañeros muy interesantes que han aumentado en gran medida mi bagaje cultural e intelectual. He abierto la mente a nuevos cuestionamientos y he logrado definir con mayor precisión la contribución que quiero hacer a esta sociedad. He encontrado una mejor manera de ver y realizar las ciencias sociales.
    Chomsky sigue siendo el pensador que mas me ha influenciado, aunque me he acercado en gran medida al pensamiento de Focault y de Kropotkin. Descubrí que mi ideología esta bastante cerca del anarquismo y de hecho he decidido declararme como tal. Ya no me satisfacía el marxismo libertario. Entre lo mejor que me ha dado la universidad, hasta ahora, es una mayor estructuración de mi pensamiento y el poder confrontar mis ideas con otras en las “discusiones de pasillo” e incluso (aunque no lo crean) en algunas clases.
    ¿Porqué Historia? Hay bastantes respuestas para esa pregunta. Una de ellas es que en México se necesita de una verdadera tradición histórica, una de las tantas luchas es arrebatarle la exclusividad que tiene la línea institucional de la historia en favor de nuevas maneras de pensar el pasado del país. Otra mas es la difusión de nuestro pasado para entender fenómenos actuales y evitar repetir dinámicas que nos han llevado al lugar donde estamos parados. También creo que tenemos que reivindicar a tantos personajes y movimientos en nuestra Historia que sirven de ejemplo para poder cambiar nuestro rumbo.
    ¿Porqué Yo en Historia? El hecho de ser un gran aficionado de la Historia (aunque próximamente seré “profesional” tongue.png ) no es la respuesta preponderante. Lo interesante del debate teórico en la actualidad tampoco es un determinante. El camino trazado rumbo a tratar de lograr trabajo de investigador (o si la suerte me lo permite evitar las parte burocrática de dicho proceso y poder dedicarme a escribir) en ciencias sociales tiene mayor peso que las dos cuestiones anteriores. Definitivamente no existe una sola respuesta, sino un entramado que me ha llevado al lugar donde estoy.
    Sigo con ánimos de comerme a la UV.
    Nos deseo suerte.
  • Yo Universitario (Introspección Genérica No. X)

    Después de algunas semanas de vida universitaria he tenido una diversidad de experiencias que me han hecho reflexionar muchas cosas. El conocimiento aprendido en las clases es bueno, se complementa perfecto con mi anterior bagaje previo.
    Entre lo mejor que me ha acontecido es el formar parte de un club de lectura/discusión con miembros de otras facultades (eso merece un post aparte), además por supuesto de conocer a personas muy valiosas, tanto dentro de mi facultad como en otras áreas de humanidades. “La palapa” es uno de mis lugares preferidos para ir a jugar ajedrez face-wink.png
    La biblioteca será un lugar que visitare frecuentemente, hay muchos libros que quiero leer. Mi horario ha resultado bueno, seleccioné casi puro catedrático con doctorado y han resultado muy amenas. La única piedra en el zapato era la clase de Lectura y Redacción y sus métodos singulares, cuando tuve la oportunidad de hacer el examen de competencias lo hice (junto con el de Computación Básica). Con LyR fuera la clase menos seductora cayó en manos de “Métodos y Técnicas de la Historia” aunque se recupera con el hecho de que se hará un viaje en esa clase.
    La relación con los compañeros de la facultad ha sido muy curiosa, con altibajos. Con los primeros que comencé a charlar fue con los primeros lugares del examen de admisión, mas que nada por motivos burocráticos (nos vimos cuando nos inscribimos, cuando pagamos, cuando seleccionamos materias...), luego poco a poco comencé a conocer a los demás, aunque no pude conocer a todos (Somos mas de 80). Fuera de mi generación, inmediatamente comencé a conocer a estudiantes de otras facultades. A muchos de antropología que juegan ajedrez en “La Palapa”. Aparte ya conocía algunas personas en diferentes carreras.
    El momento mas curioso ha sido el día de la elección para representante de generación. Habíamos tenido un ensayo previo en una junta de alumnos de Historia donde me habían elegido como representante (creo que por preguntón). Como homenaje a mi ex maestra Quirarte (Si es que no me reprueban en el examen de competencias por escribir tan feo) haré un reporte del día de la elección.
    ¿Que pasó?
    Me levanté tarde y falté a la clase “Introducción a la Historia”, estaba un poco crudo porque mi mejor amigo (Le conozco desde hace 14 años aprox.) vino de Veracruz y nos tomamos unas chelitas con unos amigos que cayeron a mi casa. Hice tarea de métodos mientras desayunaba/comia y me fui corriendo a la escuela. Tuve clase de métodos donde expuse acerca de las bibliotecas, al final el maestro no me creía que “google books” era una biblioteca virtual. Choque generacional, tal vez. Saliendo de la clase jugué malabar con Daniboy (mi amigo de veracruz, que fue conmigo y se quedó jugando ajedrez en “La Palapa”) unos minutos antes de entrar a la junta para elegir representante.
    Ya afuera del “Salon Azul” (Donde sería la junta) me encontré con muchas personas que no conocía de la generación, me adherí al círculo donde estaban las personas con quienes mas me llevo y de repente alguien suelta “el último chisme” : Al grupo de personas con quienes mas me junto (y a mi junto con ellos) se les llama “los intelectuales”. ¡Tomala!.
    Después de entrar al salón y el pase de lista que empieza la votación. Solo dos propuestas : Yo (el burro por delante face-wink.png ) y Cornelio. Después de el conteo (en el cual hubo aplausos y porras para Cornelio y abucheos para mi) se quedó 27-23 (y 1 abstención) a favor de Cornelio. Tuve el cargo de suplente (que en la práctica es como un tipo de “vice” dado que por estatuto ambos tienen que estar en todo). Salí del salón donde había un ambiente medio raro, como de división. No me gustó y preferí malabarear. Después charlé ampliamente con el Consejero Alumno (el JEDI de los representantes tongue.png ) para luego irme a trabajar. Al salir de trabajar hice un ensayo sobre la economía de los incas para “América Colonial” mientras practicaba el arte de hacer tarea mientras me tomo una chela con la banda
    ¿Que sentí?
    Cuando me desperté, nervios al darme cuenta que acababa de faltar por primera vez a una clase. Me consolé con el hecho de que esa clase era puro debate y tenía las lecturas al día (de hecho, adelantadas). Al estar haciendo la tarea de métodos decidí nunca más hacer las tareas “al día” para no encerrarme en esa dinámica cerrada de estudiante “a la ahí se va” y adelantar tareas, ver cada materia como un curso y no como una tarea que hacer.
    Cuando “discutí” con el maestro de Nuñez traté de entender si lo que me decía acerca de que “google books” no era una biblioteca virtual era por algún tecnicismo (si no da servicio de tal cosa, no es biblioteca virtual) o porque realmente no conocía “google books”. En cualquier caso era una discusión tonta, por eso mejor opté por darle la razón y sentarme.
    Al momento de enterarme acerca de “los intelectuales” me puse a reflexionar acerca del apodo, era un buen apodo. ¿Fue algo despectivo? ¿Será envidia? ¿Pareceremos mamones?¿Nos conocían?¿Nos admiraban o despreciaban?¿Porqué? Muchas cosas pasaron por mi mente.
    Durante la votación, mientras me abucheaban sentí curiosidad acerca el porqué personas con las que nunca había hablado hacían eso. Reflexioné sobre “la política a la mesicana” y sentí como se me desvanecía la posibilidad de hacer activismo directo en la burocracia universitaria. Después me sacó de onda el ambiente al salir de la reunión y no supe que hacer. ¿Fue una advertencia de que tenía que cambiar mi actitud o solo una muestra de lo que me espera en el mundo universitario si le entro a “la grilla”?
    Cuando estuve hablando con el Consejero Alumno aterrice el nuevo enfoque que debía tomar. Definitivamente no estaba dispuesto a ser parte de dinámicas a las que me opongo solo por el fetiche de lidiar con burócratas. Sin embargo, el ser suplente me da la oportunidad de tratar de mejorar un poco la situación de mi generación de manera “indirecta” (No tengo el “mayor peso”). Siempre hay que ver lo que te trae la vida con la mejor perspectiva.
    Cuando regresé de trabajar pensé que debía hacer un estudio mas completo acerca de los incas y que me estaba especializando en hacer tarea mientras se cotorrea con la banda, pero decidí no hacerlo un deporte, con practicarlo de vez en cuando esta bien.
    ¿Que aprendí?
    Que la escuela no quiere dejarme faltar pues no llegó el maestro a la clase que falté. También que debo ser mas responsable con la hora de hacer las tareas, por muy absurdas o fáciles que piense que sean. Aprendí que la manera de hacer y entender la política es algo tan arraigado en la cultura que ni en la facultad de humanidades se puede uno librar. Que mi manera de interactuar con las personas dista mucho de ser perfecta y debería de preocuparme un poco más, cuando menos con las personas que se preocupan por interactuar bien conmigo (ha de ser difícil jajaja). Entendí (más claramente) que no me dará tiempo para disfrutar y aprovechar la vida universitaria en la UV, debo de imponerme prioridades. Pero sobre todo aprendí que seleccione bien (o el azar o la burocracia o el destino o el plan de dios o...) a las personas de mi generación con las que más juntarme.


    Este post si parece el de un blog “normal”. Y mientras #Copala sigue sitiado, se militariza cada vez más al país, un huracán pegará estos días en la ciudad donde radico, se desactivan carros bomba en Juárez y en general el país y el mundo se estan llendo al carajo.... Yo me despido (por si me lleva el huracán).
    Nos deseo suerte.
Anterior página 1 2 3 Siguiente página
12 entradas

Categorías

Estadísticas de visitantes

3
736
1674989
rss
atom


Calendario del Blog

Noviembre 2019
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
1 2 3 4 5 6 7