Debrayes

  • Acerca de los placeres

    Este es el segundo post de esta temporada de textos personalizados, esta vez dedicado a Rosuka. Ella eligió un tema que me ha tenido pensando mucho. Como ya he mencionado antes, para realizar cada texto personalizado tiendo a reflexionar acerca del tema y en base a esas reflexiones realizo el texto. El tema de los placeres fue un placer reflexionar.

    Como ya sabrán las personas que me han tratado, me conocen o que leen mi blog soy una persona poco conforme con la sociedad en la que vivo (Y de las sociedades en general) causa por lo cual algunas personas suelen creer que soy una persona que no disfruta la vida (Porque “me quejo mucho de ella”) y sin embargo yo considero que la disfruto mucho, a veces en exceso. Trato de equilibrarla entre disfrutar el mundo y tratar de hacer algo por corregir los que considero errores. Placeres físicos, estéticos, lúdicos, intelectuales y emocionales. Estoy de acuerdo con que mientras mas docto, culto y consciente seas más llegas a sufrir (si eres una persona “decente” en el sentido Chomskiano) al notar la tremenda desigualdad, injusticia y sufrimiento que existe (y ha existido y existirá) en la sociedad pero al mismo tiempo tus redes neuronales son mas complejas y eso te hace igualmente sentir un placer con un número mayor de situaciones. Trato de disfrutar cada detalle de mi vida buscando propiciar momentos que considere placenteros. Y me ha resultado.
    Estar disfrutando la vista de noche en un doceavo piso del Palacio de Bellas Artes, y es un placer no solo estéticamente sino que las mismas reflexiones que tenía acerca de su longevidad, la situación social de su época, la arquitectura y el darme cuenta de lo afortunado que era al poder apreciar de esa manera esta obra arquitectónica me causan sensaciones agradables. El hecho de conocer gente nueva me entusiasma, el tratar de descifrar nuevos enfoques es adictivo y hacerlo en los trayectos del metro del DF es genial. Las clases donde se arma una buena discusión en la escuela o mejor aún, las discusiones en los pasillos de la misma. El jugar malabar con mis amigos jarochos, con los que aprendì a hacerlo (malabarear) mientras charlamos una variedad de temas que podrían no terminar. Tomar un café con personas muy interesantes (de las cuales hay gran variedad en Xalapa). Disfrutar de una cerveza mientras escucho música bohemia como Sabina o Rockdrigo. Una buena película, un buen libro o un buen disco. Incluso llego a disfrutar enormemente el configurar cualquier equipo de cómputo, instalándole varios sistemas operativos y personalizando los escritorios. Una partida de ajedrez o de go. Soy tan propenso al placer que a veces me siento tentado al hedonismo.
    El hedonismo pareciera ser parte de la cultura moderna o posmoderna, se podría decir que la gran mayoría solo busca la comodidad y placer individual. Aunque esto puede no resultar cierto o cuando menos tener cuidado con el significado de cada término en esa frase. “Comodidad” puede no ser otra cosa que el instinto de supervivencia contra la jungla capitalista de la sociedad actual, donde puedes ser desechable de un día a otro y tienes que prepararte para ello. “Buscar seguridad” es algo que tienen en mente la gran mayoría de las personas cuando se les cuestiona sobre el futuro.

    Pero ya me desvié de la cuestión, aquí estábamos escribiendo sobre placer y ahora será acerca de como se va formando. De aquí puedo diferenciar los placeres “inducidos” y los “espontáneos”. Los primeros son cuando se hacen por calendario, cuando ya sabes que vas a tener un placer y preparas las circunstancias para ello. Como salir un fin de semana, ir a un concierto o disfrutar de un San Isidro en la montaña. Cuando sucede así se tiene una gran ventaja para disfrutar puesto que ya sabemos que sucederá y con ello se prepara “el terreno” para lograr el máximo deleite posible. En el segundo tipo se encuentran los placeres que se dan en momentos no esperados. Aunque cuando estos suceden no tenemos la “preparación” o “estimulación” previa de los primeros el factor sorpresa ofrece una variante muy placentera donde la adrenalina se puede hacer presente. Y la adrenalina es una droga bastante adictiva. Un orgasmo sorpresa tiene mayores efectos que un orgasmo esperado, incluso sonríes mas tiempo.

    La duración puede variar en uno u otro caso, en los placeres “inducidos” con la misma planificación comienza el placer. Al menos en mi persona. Me encanta tratar de planificar cada detalle de mi vida, aunque siempre dejando un buen lugar al azar. A veces solo trato de controlar un poco el ambiente y disfrutar lo que vaya saliendo de ello. Trato de tener un equilibrio entre el caos de la improvisación y el orden de la disciplina y la planificación. Pero definitivamente disfruto ambas situaciones. Y en el caso de los placeres “espontáneos” tienden a tener un mayor grado de placer en el recuerdo. La alegría causada es de mayor duración, el recuerdo será mas embellecido por mi mente. Los placeres se juntan y crean sonrisas gratis

    Tengo que hacer una segunda parte de esto, si no acabaré haciendo un texto largo e incoherente. Además será un placer escribir otro texto, también dedicado a Rosuka, acerca de esta temática.
    Nos deseo placer
  • Acerca de las ciudades

    Este es el arranque de los textos personalizados y para comenzar empecemos con uno que quedé a deber la vez pasada. Este texto pertenece a Kazu y será acerca de las ciudades .
    Yo nací en una ciudad capital y prácticamente toda mi vida (excepto 2 años en un municipio de Tabasco llamado Paraiso) he vivido en ciudades. La apreciación que tengo con ellas actualmente es de amor/odio, recuerdo muy bien en una ocasión, durante el tiempo que viví en Paraíso Tabasco, en la que llevaba algunas semanas de no salir del municipio y en la primera oportunidad que tuve de salir a Veracruz. Estando en un cruce de avenidas me puse a reflexionar acerca de las ciudades y lloré al ver camiones, gente y posmodernidad. No puedo evitar sentirme así en la ciudad, me encanta la gran diversidad, los momentos únicos, las situaciones surreales, los diferentes grupos de personas que se van formando (incluidas las llamadas “tribus urbanas”), las dinámicas sociales y todo el arte urbano que se manifiesta. Soy citadino. El gran problema es que detrás de esa gran masa de concreto nacen la mayoría de los problemas que nos afectan y hacen peligrar a la sociedad misma, el ambiente artificial donde proliferan enfermedades psicológicas, contaminación ambiental, desigualdad y exclusión social entre muchas otras cosas. La ciudad te puede dar mucho pero también es hostil.
    Desde caminar en las mañanas cuando la gente está saliendo para llevar a cabo sus ocupaciones hasta conocer gente en un bar a las 5 am son situaciones que disfruto en demasía. La ciudad nocturna, la ciudad diurna, la ciudad matutina. Los cafés, teatros, bares, parques, avenidas, callejones. El salir a interactuar, a conocer gente o solo a pasar el rato caminando. Todo es maravilloso, pensando en los avances tecnológicos, en la historia, en los cambios que voy observando. La ciudad es algo que no podré dejar, aunque entre mis metas de vida está la creación de un campo de permacultura no puedo dejar de vivir la ciudad
    Por otra parte en las ciudades es donde se fraguan todos los planes de organización social que tanto nos han costado, en las ciudades es donde se fortifican los “dueños” del capital y desde donde nos dicen como vivir. En la ciudad el ambiente es tan frio que puedes caminar sin que te importe el anciano que tiene que vender lotería para sobrevivir o los niños que malabarean en los cruceros para comer. La ciudad te orilla a sobrevivir sin fijarte en los demás, te adoctrina e insensibiliza. La ciudad consume al campo, con sus necesidades (ya sean básicas o artificiales) va explotando poco a poco los recursos naturales. La ciudad de corrompe, te aleja de “la armonía de la naturaleza” (o como quieras llamarle a ese “equilibrio evolutivo”) y te convierte en un ser artificial con necesidades artificiales y pensamientos implantados.
    Reflexiones acerca de la ciudad y la urbanidad es algo de lo que me gustaría hacer un libro entero y ya me estoy tardando). Desde su formación en los asentamientos costeros hace 10 mil años hasta los monstruos urbanos actuales. Estudiar, como Kropotkin las ciudades de la Baja Edad Media con su autonomía. Y ya que estamos en la historia, hoy se cumplen 4 años desde que la ciudad que marcó un antes y un después en mi vida desapareciera bajo las armas de la PFP : La Comuna de Oaxaca. La ciudad tomada por el pueblo es la mejor ciudad.
    Actualmente, la gran masividad de población hace que las combinaciones en la intersubjetividad sean cada vez más interesantes creando grupos de personas muy peculiares. La búsqueda de la identidad, la supervivencia y la aceptación crean cofradías tan particulares que solo se pueden dar en una ciudad con sus múltiples dinámicas. Nunca podrás vivir ni conocer una ciudad por completo puesto que hay tantos grupos y cada uno con su propia visión, aunque todos en una misma ciudad compartan el mismo “utillaje mental” cada quién posee diferentes niveles del mismo.
    En fin, nos tocó vivir el reinado de las ciudades. Nos tocó intentar componerlas si queremos que siga siendo viable este modo de vida en la sociedad.
    Nos deseo suerte.
  • Xalapa, xalapeños y textos con dedicatoria

    Soy xalapeño de nacimiento pero he vivido poco tiempo en esta ciudad, desde temprana edad me fui a vivir al puerto jarocho para luego ir desfilando a otras ciudades. Hace 2 años que regresé a vivir para acá y quedé enamorado del lugar donde nací.
    Estando fuera de Xalapa me di cuenta que existe un pensamiento generalizado acerca de que los xalapeños son mamones y/o creídos, un prejuicio que en cierto modo compartía. Después de estar viviendo acá un tiempo he reflexionado mucho acerca de esto y una situación que tuve en el DF al charlar con una compañera de facultad me hizo querer escribir este texto.
    Lo que me sucedió fue lo siguiente: Estaba en una de las fiestas que se organizaron para el ENEH y se me acercó esta compañera a charlar conmigo puesto que me vio solo, después de intercambiar unas pocas palabras traté de dirigir la plática hacia su tesis y siendo esta acerca de la muerte comencé a reflexionar acerca de esta en base a ciertas hipótesis que había leído acerca de los ritos de la muerte como comienzo de la religión, después de un pequeño monólogo de mi parte (algo que acostumbro estando con algunas copas encima) mi compañera me hizo el comentario acerca de la “mamonez” de los xalapeños y me hizo recordar este estigma que acompaña a los xalapeños pero ahora hacía mi persona.
    ¿Realmente los xalapeños son así? ¿Me he convertido en un típico xalapeño? Entre las reflexiones y charlar que he tenido acerca de ello he llegado a algunas conclusiones que tal vez sean justificaciones, tal vez sean un poco verdad. Primero tendría que hablar de Xalapa, desde que regresé a vivir en esta ciudad (y a vivir esta ciudad) me he dado cuenta que es un lugar especial. Es una ciudad donde muchos llegan a aprender, y no solo hablo de la universidad o escuela formal, sino que la ciudad con su gran diversidad y cultura es una especie de ciudad-escuela. La gran diversidad de estudiantes, intelectuales, actividades culturales, “tribus urbanas” y espacios de convivencia han creado una atmósfera rica en enseñanzas que está abierta para cualquier persona que quiera tomarlas.
    En este contexto las personas que viven dentro de esta comunidad tienen una cultura mayor al promedio en el país, el lenguaje y los signos que se utilizan para la comunicación y las áreas de discusión en general son más complejas que en la mayoría de las ciudades del país. Esa es una de las motivaciones por las que los xalapeños podemos parecer “mamones”, nuestra forma de comunicarnos y los discursos que manejamos tienen una complejidad mayor a los de otras partes. Y con esto no digo que en no exista cultura en otros lugares, solo que en Xalapa es masiva.
    Una forma de comprender esto es el concepto de “under” y su significado en esta ciudad. En Xalapa lo “under” deja de tener el sentido que tiene en otros lugares debido a que las actividades o gustos que se manejan como “under” en otras ciudades (el rock, lo dark, lo punk, lo artístico y muchos otros símbolos de individualidad) en esta ciudad es “mainstream”. Aquí no tienes que preocuparte por encontrar los lugares donde se juntan o se realizan actividades de gustos particulares como los mencionados sino que es algo que el xalapeño tiene cotidianamente. Xalapa es un lugar mágico.
    Empiezo a pensar que no soy muy objetivo que digamos, pero ¿Quién lo es? Pasando a otro tema, voy a volver a hacer este ejercicio de escritura donde TU me vas a decir acerca de que escribir. Ya tengo el primer “pedido” y es un texto acerca de “Los placeres. Todo lo que provoca placer, cómo los procesos para llegar a él y la fugacidad del tiempo”, con dedicatoria a Rosuka  ¿Quieres que te dedique un texto con reflexiones acerca de la temática que elijas? Pues solo es cosa de ponerlo en un mensaje y con todo gusto te complaceré. Comienza la segunda campaña de “Me gusta escribir y quiero hacerlo para ti”
    Nos deseo suerte.
  • Encuentro, Organización e Historia

    Hay que observar, enredarse en los hilos de las dinámicas sociales. Para tratar de comprender las ciencias sociales hay que vivir. ¿Cómo más puedes tratar de llevar a la práctica la experiencia histórica? ¿Cómo vas a intentar explicar las conductas sociales? Así seas sociólogo, antropólogo o historiador tu “objeto de estudio” son los hombres y no como entes individuales sino como entes sociales.
    En mi primer encuentro con estudiantes de Historia me topé con muchas sorpresas, he tenido que reflexionar mucho acerca de lo que pasó durante esos días. Charlé con los organizadores, traté de ayudar con problemáticas que no se si realmente existieron en un principio, estuve afuera de una batalla ideológica en una conferencia magistral con un intelectual orgánico (y allí pude ver como en este país no pierden el tiempo cuando se trata de intimidar). Pude conocer problemas internos en todas las delegaciones. La famosa “grilla” o “política a la mexicana” se filtra por todos lados. Encuentros y desencuentros, rencillas personales que pagan terceras personas. Boicots institucionales que nadie toma en cuenta. Tanto que digerir.
    Me doy cuenta de que, al menos en mi escuela, el comité delegacional es una virtual dictadura puesto que se las han arreglado para que cada delegado tenga los mecanismos a su favor para ejecutar un “dedazo”. Pude ver fracturas en instituciones tan emblemática s como la UNAM (CU vs Acatlán) y otros problemas entre estudiantes por egos, cerrazones y falta de conciencia. Todos creen en la pluralidad, siempre y cuando su forma de pensar sea la predominante.
    Dentro de mi poco ha cambiado, sigo sin necesitar diferenciar mi lado historiador de mi lado sociólogo. Sigo sin entender ese afán por casarse con una clasificación en ciencias sociales. Entiendo la individualidad de su forma de manejar el mismo objeto de estudio, lo diferente en la temporalidad y los fines de las investigaciones e incluso en las formas y técnica teórico-prácticas de cada disciplina pero al final se trata de explicar lo mismo : Como vivimos y como hemos llegado a hacerlo de la manera actual.
    El saberse parte de algo, el tener esa complicidad en cualquier actividad, el tener una afinidad, todo esto nos hace actuar e interactuar de una manera muy especial. Es una lástima que en general se busque más la interacción por que sí que el fomento e intercambio de ideas con respecto a la afinidad. En el Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia una gran mayoría va en plan de la fiesta, el ego y las relaciones en demérito de la parte académica y de organización.
    El balance de la semana defectuosa fue positivo, aunque todavía no alcanzo a darle una puntuación al evento, en su conjunto. Es fantástico ser parte de un evento organizado por y para estudiantes, la organización en cualquiera de sus formas es algo que hace falta con urgencia. La hermandad y el intercambio de experiencias son básicos para mejorar la conciencia. Pero ¿Qué tanto de esa organización es costumbre y ego? ¿Qué tanto de esto es utilizado con fines curriculares o de fama? ¿No será resultado de algún tipo de inercia que solo no deja morir una buena idea pero la mantiene inerte? ¿Qué tanto de esto ayuda a un verdadero intercambio de saberes y contactos? Me hubiera gustado quedarme un poco más. El próximo encuentro me despejaré alguna de estas dudas.
    Nos deseo suerte.
  • Congresos, estudiantes y policias

    Hoy es mi último en el Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia, tengo que regresar a Xalapa por cuestiones de trabajo y es una lástima debido a que hay actividades muy interesantes. Tuvo sus altibajos pero en general me encantó, definitivamente asistiré a todos los encuentros que tenga oportunidad. Dentro de las actividades de mi taller haré un ejercicio literario desde lo mas dentro de mi persona, espero no les desagrade mucho.

    Ejercicio
    Estoy a un lado de Bellas Artes, son casi las 6 de la mañana y no se que hacer. Estoy llorando desde hace unas cuadras mientras hago un ejercicio de reflexión acerca de las enseñanzas que me ha dejado el Distrito Federal. Se me vienen muchas cosas a la mente, no tengo claro lo que significan la mayoría de cosas que me han pasado. No tengo idea de que tanto valió la pena ayudar a unos compañeros que después me dieron la espalda. Mientras veo en su grandeza a la vieja ciudad de hierro mi cabeza da vueltas mientras un destello en mi mente (Tal vez a causa del cansancio, tal vez a causa de la tristeza) piensa ¿Que pasaría si mando todo al a chingada y me aviento en medio del tráfico? ¿Cuanto tiempo me sentiré como perro en el periférico antes de que un carro me quite esta pesadumbre en el alma? Este destello suicida se me quita rápidamente al pensar en todo lo que tengo que hacer fuera de esta ciudad de la que tanto me enamore y que tan mal me ha pagado.
    Todo esto comenzó unos días atrás cuando llegué a un encuentro académico con las expectativas altas del evento y bajas de los asistentes. En México es difícil tenerle una expectativa alta de muchos sectores de la población ¿Como hacerlo si a la gran mayoría les importa un bledo que las oligarquías los estén jodiendo? ¿A cuantos ciudadanos les importa lo que el gobierno le hace a Copala, Chiapas, APPO, SME y a todo aquél que cuestione su poder? ¿Como tenerle respeto a unas personas que llegan a un encuentro académico pensando solamente en las fiestas? En fin, como sea traté de concentrarme en las ponencias principalmente y conocer a los asistentes para ver si acaso encuentro a algunos que les importe un poco mas la situación crítica en que estamos por estos tiempos,
    Todo transcurrió bien hasta esta mañana. Todo iba bien hasta que me encontré de manera casual con unas personas organizadoras del encuentro que me aclararon la situación en que fue creado el taller mientras me contaban un poco acerca de la historia de estos encuentros. Quedé sorprendido debido a que resulta que el encuentro es organizado completamente por los estudiantes sin apoyo de las universidades e incluso con algunas trabas de estas. Hay auto-organización. Soy un romántico y quedé fascinado por esta muestra de organización estudiantil. Soñé despierto.
    No pude contenerme, en las pocas horas que me quedaban en la ciudad estuve trabajando para que varias delegaciones apoyaran a los organizadores, cabe aclarar que los estudiantes delegados de los diferentes estados ya estaban movidos para apoyar a los organizadores pero esto no bastaba y traté de que los asistentes también pusieran su granito. No podía ser tanta indiferencia.
    En esas andaba una hora antes de llegar al lugar donde estoy, llorando mientras tengo una introspección de la jornada pensando si acaso valió la pena el esfuerzo, el cual no fue mucho comparado con el de los organizadores, pero que lo hice con la mejor de las intenciones. ¿En que momento este encuentro académico se transformó en esta situación? Esta última hora no fue lo mejor. Lo contaré.
    Mientras buscaba a uno de los organizadores para darle algunas buenas noticias y bajarle un poco la presión fui asaltado por unos policías (En la memoria me quedó el número de patrulla : 320p) y cuando fui al hotel donde se hospedaban los organizadores no encontré nada de apoyo en ellos. No es la primera vez que me pasa algo así,la historia de mi vida es eso : poca reciprocidad entre la gran mayoría por la que trato de luchar. Me derrumbe. No se si fue por la charla que tuve con unos estudiantes venezolanos o por el stress que se ha mantenido desde hace unas semanas en mi persona. No se si fue por el miedo que tuve de que la policía no solo me asaltará sino que me hiciera algo más (la paranoia me ha invadido desde que la escalada represora del gobierno contra los activistas arreció) o por el cansancio de mi cuerpo por tantos días de gran actividad. Sea por lo que sea me derrumbé. Por eso estoy aquí con el único deseo de un abrazo, de una palmada en la espalda, de un borrón y cuenta nueva. ¿Que tanto vale la pena dar mi vida a un cambio que tiene pocas posibilidades de darse? Esa es una pregunta incontestable pero que vale la pena reflexionar al respecto. No me queda mas que cruzar la calle y seguir mi camino. Esta anécdota se quedará solo como una de las miles de aventuras en el distrito federal.
    Nos deseo suerte.

Categorías

Estadísticas de visitantes

5
755
1675008
rss
atom


Calendario del Blog

Noviembre 2019
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
1 2 3 4 5 6 7