APPO

  • Réquiem por una activista.

    Durante el 2005 y 2006 estuve viajando con regularidad a Oaxaca, eran fechas donde comenzaba mi radicalización política (Debido en gran parte al enterarme de los sucesos en Atenco) y lo hacía para apoyar como pudiera a la APPO. Me tocó ver balazos, peleas con la PFP, cohetones y mucha violencia gubernamental. También me tocó sentir la esperanza, la mano amiga, la rebeldía, el amor por una causa y la valentía de la lucha. Conocí gente muy valiosa, mucha con la que dejé de tener contacto cuando dejé de tener recursos para viajar.
    Hoy tuve noticias de una joven activista que conocí durante la marcha caminata, la recuerdo muy bien por el entusiasmo y su sentido del humor tan peculiar. Con ella y su grupo (Pertenecientes a una organización llamada CACTUS) fue con quién mas conviví durante algunos de los días que estuve en la marcha (Al final terminé con Bertha Muñoz "La doctora escopeta" de Radio UABJO). En algún momento ella viajó una madrugada para mantener contacto con otras organizaciones y cuando regresó a alcanzar la caravana en las afueras del DF la estuvieron siguiendo, tuvo que hablarle a sus amigos de la organización para que fueran por ella. Yo les acompañé. Todavía recuerdo su cara cuando llegamos por ella.
    Después de la marcha caminata fui varias veces a Oaxaca, en las afueras de la Asamblea que hubo cuando se formó la AEPO me encontré con algunos de CACTUS, la organización donde militaba, y aunque no le vi a ella si supe que estaba ahí. Era muy activa con las organizaciones. Fue un gran ejemplo para mi. Después de eso no volví a verles ni tuve noticias sobre ellos. Hasta hoy
    Todo empezó cuando leí esta noticia, dentro del contexto que vivimos hoy no es nada nuevo que asesinen a civiles, pero esta vez fue un poco diferente. Después leí este comunicado de VOCAL y en el momento de llegar al punto donde tienen los nombres de las personas muertas (hasta ahora, puesto que hay todavía desaparecidos) se me vino a la mente todo lo que les relaté en el principio de este post. Ahí estaba el nombre. BEATRÌZ ALBERTA CARIÑO TRUJILLO integrante de CACTUS. En un principio me resistía a creerlo, pensaba que mi memoria me jugaba una mala pasada. Después de buscar toda la información que pudiera encontrare en la red sobre el caso encontré una foto. Después de ello ya no tuve duda.
    ¿Que nos esta pasando? Nuestra sociedad esta pudriéndose y para mucha gente parece que no pasa nada. Beatriz era alguien joven, comprometida con su sociedad. Te contagiaba con su energía para luchar por una sociedad mas justa. Esas son las personas que mueren en un Oaxaca bajo el control de un Cacique asesino como Ulises Ruiz. No es muy diferente a nuestro cacique local, Fidel el de la feudalidad. Sangre derramada por intereses económicos de la clase corrupta que nos gobierna.
    No es la primera persona de las que conocí en Oaxaca que me enteró ha sido asesinada. Varios compañeros con quienes estuve en la barricada de 5 Señores fueron desaparecidos. A estos se suma (en la misma emboscada) la desaparición de David "Alebrije" Venegas, quién fue durante un tiempo preso político en Oaxaca.
    A este paso, el festejo del bicentenario será cubierto por el negro de luto por tantas personas muertas en un régimen que se acerca peligrosamente a la Colombia de Uribe.
    Beatriz y muchos otros compañeros han muerto por luchar a favor de un mundo mas justo. ¿Que hacemos para honrarlos? ¿Que enseñanzas nos dejaron en su camino? Espero que pronto la sociedad despierte de su letargo. Solo organizándonos podemos hacerle frente a los de arriba. Descansa en paz compañera.
  • Sindicatos, energía y meollos del asunto

    En la mayoría de los post en este blog trato de mostrar mi lado "conciliador" para que así mi mensaje pueda ser tolerado (y hasta tal vez entendido) por el mayor número de personas, en cierto modo he aprendido a tratar de separar de de mis opiniones mis "pasiones" y tratar los asuntos con lo que podría llamarse un tipo de "imparcialidad" o "conciliación" entre las ideologías o pensamientos que considero "buenos" para todos. En palabras ma scortas: Tomo como "aceptados" preceptos con los que no concuerdo. En este post no lo haré, escribiré crudamente mis pensamientos acerca de la liquidación de Luz y Fuerza del Centro.
    Acerca de la paraestatal Luz y Fuerza del Centro.

    Primero que nada estoy a favor de las compañias estatales, considero que dentro del sector energético solo es posible lograr una empresa saneada si esta se encuentra en manos públicas. ¿Porqué? Sencillamente porque al estar en manos del estado la prioridad de la empresa es "brindar energía al pueblo" contrariamente a las manos privadas donde la prioridad es "ganar dinero". hay GRAN diferencia. Eso sin contar que las acciones de una empresa estatal tienen los de ojos de toda la población examinándola en cada detalle teniendo acceso a detalles financieros imposibles en manos privadas.
    En las circunstancias en que se encontraba Luz y Fuerza del Centro (poca inversión, grandes gastos en empleados y burocracia, imposibilidad legal para producir energía) estoy completamente de acuerdo que necesitaba URGENTEMENTE un saneamiento y una buena opción podría ser su fusión con CFE, aunque eso tendría "inconvenientes" como lo es el hecho de tener un monopolio de CFE (lo cual tiene muchas lecturas).
    Ahora bien, LyFC era una carga. ¿Porqué no probaron otras medidas antes de liquidarla? ¿Que nadie se acuerda de los millonarios rescates de empresas privadas con cargo al erario? ¿No les suena la palabra FOBAPROA? Regularmente ponen como "argumento" al tomar estas medidas "las miles de personas que podrían perder su empleo". ¿Los mas de 40 mil empleados de LyFC ahora no cuentan?.

    ¿Que tal si dejaran generar energía a LyFC? Digo, si ya lo hace en gran medida la iniciativa privada, la cual no solo puede tener plantas para sus empresas (Y con eso limitando grandemente los ingresos de CFE y LyFC) sino que también puede vender sus excedentes (aunque solamente a CFE). Recuerdo en mi adolescencia leer acerca de la lucha de un sector de la población contra las leyes que permitieron la entrada de la iniciativa privada en la generación de energía eléctrica. Ahi estaba el SME.
    Si LyFC va a ser absorbida por CFE... ¿Porqué finiquitar a sus empleados? ¿No podría darse una absorción respetando el sindicato y el actual contrato colectivo? No soy tan partidario de esto dado que minaría mucho los logros (aunque al menos también se irían los supuestos abusos) del SME pero al menos todavía existiría. Es una gran mentira mediática de que el problema principal de LyFC sea el SME, con las cuentas que ellos mismos hacen (40 mil millones de déficit y el sueldo de 2 AÑOS Y MEDIO de los empleados es de 20 mil millones.), en las que omiten claramente las prestaciones de los empleados de confianza y la alta burocracia los cuales son mas ostentosos que los de los sindicalizados, no encuentro donde el SMe sea la mayor carga. ¿Porque no conservarlo dentro del nuevo esquema de la empresa?
    En el Infomercial que dió Calderón para tratar de justificar la acción escuche unas palabras que considero claves. Eran algo así como "CFE contratará al mayor número posible de ex trabajadores, BAJO NUEVAS REGLAS LABORALES". ¿Que quiere decir esto dentro del contexto?

    Acerca del SME
    No conozco el servicio de Luz y Fuerza porqué no estoy dentro de su área, siempre he tenido que tratar con CFE (Y creanme : no es algo lindo) y solo conozco al SME porque son una organización que regularmente apoya las luchas sociales en turno. Recuerdo verlso en cualquier marcha, plantón, manifiesto y cualquier tipo de acciones de protesta y activismo político. Es indudable que es de izquierda. No creo que sea perfecto y de hecho considero que como en TODOS los sindicatos actuales en mi país debe de existir cierta corrupción y abusos.
    Hablemos de los "abusos" del sindicato. ¿En que momento las ganancias en prestaciones laborales se consideran "abusos"? Con esta pregunta no alego que no existieran "abusos" en el contraro colectivo de trabajo, pero vamos a verlo bien. ¿Que son las prestaciones laborales? Junto con el sueldo son los beneficios que tiene el trabajados por hacer funcionar la empresa donde labora. Todos sabemos que dentro del esquema "capitalista mexicano" "mientras menos hagas mas tendrás" y con eso me refiero a que los sueldos y las prestaciones son mayores conforme escalas en los puestos de administración. La atla burocracia de LyFC (que no pertenecía al SME) tenían prestaciones exorbitantes comparadas con la de otras empresas. Mientras mas cerca del dueño estes, mas prestaciones tendras. TODAS las prestaciones (y obviamente el sueldo también) salen de los beneficios de las empresas. Es algo con lo que se busca equilibrar el abusivo esquema de :
    "dueño (capitalista ó "propietario de los bienes") ==> la mayoría de lso ingresos.
    trabajadores (los que hacen funcionar la empresa) una parte mínima de los ingresos.
    Ahora ¿Tiene algo de malo querer una mejor retribución de la empresa a la que haces funcionar? Digo, si "el comunismo es malo y los trabajadores no debieran ser dueños de las empresas" al menos que los dueños de las empresas se mochen en algo con los trabajadores.
    ¿Ahora entienden un poco mas acerca del robo que nos hacen los políticos? Sus prestaciones son "retribuciones por manejar el gobierno mexicano", la administración de un país es la administración de toda su riqueza.
    Regresando al tema : LyFC trabajaba en números rojos por lo que las prestaciones (y gran aprte del dinero para su funcionamiento de hecho) no venia de los ingresos de la empresa sino del gobierno mismo. Pero eso NO era culpa total del SME, incluso podría asegurar que en sus manos no estaba el saneamiento dado que solo eran Trabajadores, no tenian mucho que ver con la administración, la cual como toda empresa estatal cae dentro de la alta burocracia (tanto de la misma empresa como del gobierno). Ahora, ¿Recuerdan lo que decía acerca de la prioridad de las empresas paraestatales de energía? El dar luz a la gente, por eso se daba el lujo de operar en números rojos.
    Ahora ¿Porqué apoyo al SME? En primera, como puse anteriormenter, porque el SME casi siempre ha apoyado a otras luchas, también como puse en párrafos anteriores no considero que la liquidación en las circunstancias que se dieron sea la medida efectiva. Pero eso no es todo. Esto va mas allá de la empresa LyFC y del SME, esto lo considero un ATAQUE (como muchos otros que ha estado haciendo el gobierno sin parar desde que tengo uso de razón) contra la llamada "clase trabajadora".
    ¿Porqué es un ataque? Porque los alegatos de Fecal para la medida no son verdaderos, porqué si fuera a atacar a sindicatos corruptos el SME no era el peor pero si de Izquierda. Porqué lo que se busca (y se puede clarametne leer entre líneas en toda la embestida mediática contra el SME) es minar y satanizar el ejemplo en cuanto a prestaciones laborales del SME. Porqué poco a poco con medidas como esta se ha ido atacando y terminando con organizaciones opositoras al sistema.
    Si si, "los del SME abusaban de su posición para poder disfrutar un poco (en comparación con lo que disfruta cualquier burócrata medio en gobierno o ejectuvo de segundo nivel en empresas privadas) del dinero de nuestros impuestos. Hay que atacarlos, alzar la voz contra ellos e ir totalmente en contra de sindicatos, pues estos solo son parásitos dentro de nuestro gobierno y por eso apoyaré al gobierno con esta medida.." esperen... ¿QUÉ? ¿Apoyar al gobierno?. Si algo me ha enseñado en cuanto a lo que NO debo hacer "apoyar al gobierno" es lo primero en la lista. Y asi como APOYO A CHAVEZ y por lo mismo por lo que VOTE POR LÓPEZ OBRADOR a pesar de que ambos tienen una larga lista de cosas que no solo no me agradan sino que en teoría "lucho contra ese tipo de cosas". ¿Porqué lo hago? Porque vivimos en una época polarizada, porqué los "de en medio" o los que "no toman partido" simplemente no figurarán. Por mas razón que se tenga en toda la historia de la humanidad la razón unnca ha sido algo con lo que se maneja el complejo sistema social. ¿No se han dado cuenta? vivimos en un tiempo donde "o eres de chávez o no lo eres", donde "o eres de lópez obrador o no lo eres", "estas a favor o en contra del golpe de estado en Honduras", "apoyas o no a la appo" y actualmente la pugna es "estas con el SME o no lo estas". La consigna y el actor a apoyar es indiferente, el trasfondo es el mismo : Otro mundo es necesario ¿De que lado estas?
    Nos deseo suerte.
  • Oaxaca: ¡que se vayan todos! - Luis Hernández Navarro

    El verdadero triunfador de los comicios oaxaqueños del pasado 5 de agosto fue el voto de castigo a todos los partidos. En las elecciones para renovar la Cámara de Diputados local todas las formaciones políticas perdieron las elecciones. Los ciudadanos, simple y llanamente, desertaron de la contienda partidista. ¡Que se vayan todos! Ese fue el enérgico mensaje enviado a la clase política oaxaqueña. Los pueblos están hartos de la partidocracia y sus politiquerías, de los políticos profesionales y sus marrullerías, de quienes están en el gobierno y de quienes dicen ser opositores parlamentarios. Ni les creen ni les confían ni los quieren. Sólo asistió a las urnas uno de cada tres posibles votantes. En muchas comunidades indígenas la abstención fue aún mayor. Apenas votó 10 por ciento del padrón electoral. Si la gente que ha luchado por cambiar la sociedad y la política en Oaxaca no salió a sufragar es porque está convencida de que, más allá de las siglas en las que se arropan, los políticos tradicionales son todos iguales. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) puso en juego todas las mapacherías que forman su capital político. A pesar de ello, sólo logró recoger una votación similar a la que obtuvo Roberto Madrazo como candidato presidencial. Pero en ello no hay novedad. No en balde Ulises Ruiz, a pesar del descalabro en los comicios federales del año pasado, es uno de los mayores defraudadores electorales del país. El voto a favor de los candidatos del tricolor fue comprado en comunidades marginadas del estado con meses de anticipación, con cargo al erario. La coacción se dejó sentir en las regiones donde aún dominan los caciques. El embarazo de urnas, los carruseles y la alteración de actas estuvieron a la orden del día. Los comicios se efectuaron en medio de un clima de intimidación y terror gubernamental hacia la oposición popular. Muchos dirigentes sociales tuvieron que pasar a la clandestinidad o, cuando menos, salir del estado para no ser detenidos o agredidos físicamente. Otros, de plano están en la cárcel. En plena campaña se realizaron detenciones arbitrarias. Por supuesto, en esas condiciones el PRI se llevó el carro completo. ¿Por qué ahora iba a ser distinto? Los demás partidos han demostrado que a la hora de la verdad, se comportan casi igual que el Revolucionario Institucional. ¿Por qué la gente iba a apoyarlos? ¿Acaso los legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido del Trabajo (PT) en la pasada legislatura no apoyaron una y otra vez a Ulises Ruiz? La derrota electoral no fue responsabilidad de un movimiento popular que, mayoritariamente, vio con desconfianza los comicios. El PRD hizo todo para perder. Y lo hizo muy bien. Excluyó de sus listas a la mayoría de candidatos que provenían de las filas de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). No obstante que en varios distritos existen fuertes organizaciones sociales con liderazgos reconocidos y arraigo, postuló a dirigentes de su partido prácticamente desconocidos. En algunos distritos, el sol azteca propuso como candidatos a figuras ligadas a Ulises Ruiz. Por supuesto, manejó las posiciones plurinominales como un botín de guerra, colocando en ellas, a pesar de su pésima reputación, a los barones del partido y amigos que los acompañan. Las organizaciones de la APPO que a título individual se involucraron en la campaña quedaron relegadas a posiciones sin importancia, y sin recursos económicos significativos para hacer proselitismo. Al participar electoralmente sin tener el consenso del conjunto de los integrantes de la Asamblea, lastimaron aún más la precaria unidad alcanzada. Otras, con una larga y eficaz tradición de lucha electoral, bloqueadas por la burocracia perredista, optaron por integrarse a las listas de partidos como Alternativa Socialdemócrata. El voto opositor de quienes deseaban participar en la contienda terminó dispersándose. En el mejor de los casos, el PRD se comportó como si fuera a obtener automáticamente el porcentaje y las curules alcanzadas durante los pasados comicios federales de 2006, sin tener que abrir sus listas a los candidatos del movimiento popular. Creyó que los ciudadanos que hace poco más de un año castigaron al PRI y al Partido Acción Nacional (PAN) son realmente simpatizantes leales a sus siglas. A juzgar por los resultados, tampoco parece haber sido muy útil para remontar la adversidad electoral la estrategia de Andrés Manuel López Obrador, basada en recorrer pueblos y municipios, afiliar a personas al --gobierno legítimo-- y denunciar la imposición presidencial, pero que se desentiende de la dinámica de lucha local y renuncia a facilitar la construcción de organizaciones sociales autónomas. Ciertamente, a su paso por varias localidades de Oaxaca, López Obrador cosechó muchas simpatías y efectuó reuniones más numerosas que las realizadas durante la campaña electoral, pero esos mítines no catalizaron la gestación de una fuerza alternativa. Por lo demás, a escala nacional, el PRD no ha hecho demasiado por frenar la represión en Oaxaca. Sus dirigentes han enmudecido ante lo que allí sucede. Fueron capaces de enmendar la decisión de los perredistas locales de ir a las elecciones sin Convergencia. pero no mucho más. Por lo visto, están más ocupados en sus pleitos internos que en denunciar la grave situación por la que atraviesan los derechos humanos en la entidad. La única excepción notable es la de doña Rosario Ibarra. Sin embargo, la senadora no pertenece a ese partido y formalmente está adscrita a la fracción parlamentaria del PT. Así las cosas el ¡que se vayan todos! del pasado 5 de agosto es, también, una indicación del rumbo que la sociedad oaxaqueña ha decidido seguir para cambiar las cosas en su entidad: la organización y movilización desde abajo. Una ruta lenta pero, en las actuales circunstancias, la única eficaz.
  • El acertijo del 5 de agosto - Gustavo Esteva

    ¿Cómo explicar las elecciones de Oaxaca? ¿Cómo entender que una sociedad tan intensamente movilizada se haya ausentado de las urnas? Todo se hace pregunta. ¿Por qué se mantuvo, en la coyuntura actual, el nivel habitual en elecciones intermedias (35 por ciento)? ¿Pura apatía, como dice el Panal? ¿O, como plantea el PAN, porque se trata de un --pueblo retrógrado,-- que renunció a --los cauces políticos y civilizados--? ¿O porque --los ciudadanos están echados para atrás--, como sostiene el PRD, por --el desgaste de un movimiento de vanguardias y activistas que se realizó en perjuicio de ciudadanos y electores--? Estas reacciones de los partidos contribuyen a explicar lo ocurrido. Los ciudadanos se dan cuenta de que están enteramente desconectados de la sociedad. Ya no quieren escucharlos. Fue una elección de Estado. Se usaron todos los recursos públicos para coaccionar el voto, incluso el día de las elecciones. Se recurrió a todas las mapacherías en uso y a presiones e intimidaciones de toda índole. Y con todo eso, el PRI sólo consiguió el mismo nivel que recogió el año pasado para Madrazo. A eso se reduce hoy su voto --duro--: sólo uno de cada seis electores, sólo uno de cada 10 oaxaqueños. ¿Qué es lo que celebra? No es posible medir los motivos de la abstención. Pero hay elementos de sobra para sostener que pesó grandemente una conciencia generalizada basada en la experiencia. La gente sabe que, por lo menos en Oaxaca, los diputados son empleados menores del gobernador. No pintan. Lo demostraron ampliamente en el último año, cuando diputados de todos los partidos se plegaron a los deseos de Ulises Ruiz, incluso para exigir la represión del movimiento popular. La gente sabe también que en Oaxaca las leyes no cuentan. El mejor ejemplo es la ley indígena. A pesar de sus defectos, es la mejor de la República, la única que se ajusta a los acuerdos de San Andrés. Pero es letra muerta. La violan continuamente los tres poderes constituidos. Los jueces, como los diputados o los burócratas, son subordinados del gobernador. Y se comprueba cotidianamente con la violación de garantías individuales y derechos humanos. Dada esa experiencia, parece inútil el intento de ganar la Cámara. Algunos esperaban que la votación aumentara porque el Congreso puede remover al gobernador. Pero esta opción se mantuvo rigurosamente en secreto. No fue promesa de campaña de ningún candidato, por otro hecho bien conocido en Oaxaca. Ulises Ruiz tomó en serio el voto de castigo del año pasado y adoptó sus precauciones: colocó a personeros suyos en todos los partidos. De este modo, el voto --consciente y responsable-- se hizo imposible en muchos distritos: se votaba en cualquier caso por un ulisista... La gente también sabía que los partidos de --izquierda-- rechazaron a los candidatos ciudadanos o indígenas que se les propusieron. Estaban convencidos de que el voto de castigo planteado por los concejales de la APPO les regalaría diputaciones, como el año pasado. La conciencia actual incluye una convicción cada vez más extendida en Oaxaca de que confiar en las elecciones y en la supuesta representación de los poderes constituidos es mera ilusión. Los ciudadanos han presenciado la manera en que las clases políticas han desmantelado paso a paso el camino institucional, haciéndolo intransitable. No quieren ya empeñar sus esfuerzos en un ejercicio tan ilusorio como contraproductivo. Para los oaxaqueños, la democracia formal o representativa es una costosa fórmula de control político, empleada mafiosamente para garantizar la permanencia e impunidad de un pequeño grupo que usurpa los poderes constituidos y los emplea al margen de la ley para perpetuar la injusticia. En Oaxaca los gobernantes llegan a sus cargos a través de componendas mafiosas y ya en ellos responden a juegos de intereses económicos y políticos que nunca coinciden con los de la gente. Así ha sido en el último siglo. Y antes. En contraste, los oaxaqueños tienen amplia experiencia en otra forma de democracia: la que se ejerce radicalmente en los pueblos indígenas y forma un tejido social sustantivo en las ciudades, como se mostró recientemente en las barricadas. Hasta ahora se habían concentrado en la mera resistencia, protegiendo su existencia democrática a contrapelo del régimen dominante y en lucha tensa con la estructura caciquil del poder. Parece que hoy transforman esa resistencia en lucha de liberación, para extender a todo el estado ese estilo de vida social y política, más allá de la democracia formal. Lejos de cerrar los cauces democráticos y pacíficos los han estado abriendo. Y en esto, como en otras cosas, los oaxaqueños se adelantan al resto del país y pagan el precio de hacerlo. Pero nada puede detenerlos.
  • Oaxaca: no a Ruiz, no al sistema - Guillermo Almeyra

    La abstención récord en Oaxaca, por decisión individual de los electores o por decisión colectiva de comunidades indígenas que no permitieron la instalación de las urnas, es un golpe terrible no sólo contra Ulises Ruiz, el dictadorzuelo local, sino también contra el gobierno y todo el sistema. En efecto, la votación no sólo refleja el aislamiento y la ilegitimidad del --gobernador--, sino también el rechazo al gobierno federal ilegítimo y espurio, contra el cual Oaxaca ya había votado masivamente en 2006 y, sobre todo, el repudio a todos los que, de una u otra forma, querían encarrilar la protesta popular hacia las instituciones para arrojar por la borda el lastre del dictador estatal y ocupar el lugar que éste dejaría libre, gobernando siempre dentro del sistema ilegal, corrupto y represivo que los oaxaqueños -y buena parte de los mexicanos- repudian.

    Si el movimiento de la APPO y de los pueblos indígenas hubiera extraído de su seno, en asambleas, democráticamente a los candidatos de oposición, no sólo se habría organizado, sino que habría logrado una votación importante. El intento de una parte de la dirección central de la APPO y del movimiento magisterial -con el llamado al voto de castigo al PRI-PAN- intentó, en cambio, negociar políticamente la fuerza del movimiento con el PRD, el PT y Convergencia, una vez que estos partidos, pensando sólo en sus intereses de aparato, se negaron a ser lo que deberían haber sido: un instrumento electoral ocasional de quienes luchaban contra el régimen. El resultado para los --calculadores-- y los oportunistas hambrientos de votos ajenos que no habían sabido conquistar fue tan desastroso como el que tuvieron los partidos masacradores, PRI y PAN. Parece que, desde la Coalición Obrero Campesino Estudiantil del Istmo de Tehuantepec, nadie ha aprendido que los votos no son dados de una vez para siempre y que es necesaria una esperanza para conseguirlos. Parece que en todos los años transcurridos en el miserable mundo político que trata de sobrevivir en la tormenta nadie ha aprendido a apreciar la capacidad política y la voluntad de acción de los ciudadanos oaxaqueños.

    Es cierto que la abstención no es una alternativa y que es posible abstenerse por diferentes motivos, que van de la emigración de quien figura en el padrón hasta la enfermedad, el desinterés e incluso la apatía. Pero esta abstención viene después de una enorme y constante movilización, y coincide con el heroísmo de un pueblo que enfrenta violaciones, desapariciones, asesinatos y torturas con sus constantes manifestaciones. No hay pues desinterés por la política en general, sino por esta política y por estos políticos. Y el PRD, que espera que la manzana madura le caiga en la boca mientras está sentado a la vera de las luchas, debería comenzar a hacer un balance de sus ilusiones y de sus perspectivas, pues nadie lo ve como factor del cambio que todos reclaman. También se equivocarían los grupos ultras reales si ante las abstenciones creyesen maduro el momento para tomar las armas, en movimientos que serían funcionales para la represión de Ruiz y del gobierno central, porque una cosa es la ruptura con las ilusiones en el sistema y en las instituciones, y otra, muy diferente, la decisión de acabar con unos y otros y de remplazarlos por gobiernos populares en autogestión. Que la otra campaña -que no estuvo sino muy tangencialmente en los largos meses de importantísima lucha de la APPO- no se llame tampoco a engaño ni pretenda que el resultado electoral es un espaldarazo para ella (como hace en todos los casos de abstención masiva), porque el repudio a unos no significa, automáticamente, el apoyo a otros, que además están empeñados en giras lejanas o en encuentros galácticos sin relación con lo que pasa con la gente que lucha y sufre en su enfrentamiento con los caciques oaxaqueños y el poder central.

    Para que la decisión masiva de abstenerse no sea como el estallido de un enorme e inocuo fuego de artificio es necesario luchar masivamente, en todo el territorio nacional, por arrancar al ilegítimo gobierno oaxaqueño y al espurio gobierno nacional la libertad de los presos y el fin de la represión. Sólo así recuperarán su prestigio los dirigentes de la APPO, que se desgastaron en una ma-niobra electorera y podrán conquistar algo de él los que en la lucha de muchos meses tuvieron, cuando mucho, un papel subordinado o de figurantes y, en lo esencial, miraron para otros lados.

    O sea, hay que afirmar frente a los gobiernos y el sistema ilegítimos, en un trabajo tenaz y a mediano plazo, la legitimidad de las asambleas populares, de las redes de comunidades, de la unión de las luchas por los problemas locales con el combate por la justicia, la libertad, la legalidad y contra la represión. Es decir, extender la autonomía, la autorganización, la democracia de base, la autogestión en la lucha por una asamblea constituyente oaxaqueña, con delegados elegidos directamente por los pueblos para restaurar la legalidad en Oaxaca. En ese camino adquiriría gran importancia la realización de asambleas de análisis y balances de la situación poselectoral para discutir y eliminar las debilidades del pasado y unir fuerzas para el futuro. Oaxaca, con la APPO, ha sido el punto más alto en muchos años de luchas del pueblo mexicano, no solamente por la magnitud de los combates y las movilizaciones, sino por los avance políticos realizados en la construcción de gérmenes de poder popular. Sigue siéndolo, porque las experiencias y lazos construidos en la lucha allí están, frescos, sino también porque un gobierno que representa a menos de una décima parte de la población no puede gobernar y, otro, el nacional, que finge que todo es legal y que apoya a Ruiz, sólo rubrica su propia ilegitimidad y prepara grandes explosiones sociales.

Anterior página 1 2 3 4 ... 9 Siguiente página
44 entradas

Categorías

Estadísticas de visitantes

3
123
1355598
rss
atom


Calendario del Blog

Diciembre 2017
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6